ArabicChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Ronda de Meatable y otras novedades en carne cultivada

La startup holandesa de carne cultivada Meatable ha cerrado una ronda de $35 millones, lo que supone una financiación acumulada de $95 millones. Agronomics ha liderado esta nueva inversión, que incorpora a Invest-NL -con $17 millones- junto a inversores anteriores como BlueYard, Bridford, MilkyWay, DSM Venturing y Taavet Hinrikus, presidente y fundador de Wise.

La operación destaca en un entorno en el que la financiación foodtech, y en concreto la volcada en el ámbito de las proteínas alternativas, vive un evidente estancamiento, en el que los inversores parecen huir de negocios a largo plazo e intensos en capex.

A pesar de ello, la categoría de la carne cultivada está nutriendo el verano con toda una serie de noticias que hacen pensar que mantiene su ritmo de innovación y su hoja de ruta. En lo referente a inversiones, la operación de Meatable se suma a la ronda de $30 millones capturados por Uncommon, startup dedicada a la carne de cerdo cultivada (antes Higher Steaks). En este caso, liderada por Balderton Capital y Lowercarbon Capital, y con el objetivo de financiar el escalado de la producción en sus instalaciones de Cambridge y pasar por los procesos de aprobación regulatoria. A finales de junio, fue la alemana Bluu Seafood, la que logró captar $17’5 millones para su proyecto de pescado cultivado.

Para construir una planta rentable, se necesitarán al menos entre $50 y $60 millones

Novedades regulatorias en carne cultivada

Precisamente, otras novedades se refieren a los movimientos regulatorios.  En junio la FDA dio el visto bueno a Good Meat y Upside Foods y hemos visto ya a José Andrés cocinando algunos de sus productos. Entre tanto, a este lado del charco, la israelí Aleph Farms ha puesto el acelerador solicitando la aprobación regulatoria en Suiza y Reino Unido. Un proceso que calculan que llevará entre 12 y 24 meses. Cuando culmine, la comercialización comenzará de la mano de la cadena de supermercados suiza Micros, uno de los primeros inversores en la startup israelí, y con quien lleva tiempo diseñando la estrategia de distribución a través del canal del canal horeca de alta gama. En el territorio de la UE, de momento, toca esperar a que la EFSA mueva ficha. Unos procedimientos que las startups del sector consideran excesivamente burocráticos y lentos.

El chef José Andrés preparando el pollo cultivado de GOOD Meat.
El chef José Andrés, ofrecerá el pollo cultivado de GOOD Meat en uno de sus restaurantes de Washington. Foto: GOOD Meat

Holanda, primer país de la UE que permite realizar pruebas de producto de carne cultivada.

Aunque, también este verano, se han producido avances. Holanda se ha convertido en el primer país de la UE que permite realizar pruebas de producto de carne cultivada. Esto ha sido posible, gracias a la colaboración de su gobierno con Meatable, Mosa Meat y la organización que representa al sector, HollandBIO,  con quienes ha desarrollado un código de buenas prácticas para hacer posibles estos tests en entornos controlados. Anteriormente, el gobierno había creado una partida de €60 millones para impulsar un ecosistema de agricultura celular que convierta Holanda en un hub mundial de esta emergente industria.

Entre tanto, tanto Aleph Farms como Meatable fijan sus objetivos más próximos en Singapur.

Singapur, la puerta a las primeras ventas

La nueva financiación permitirá a Meatable, expandir sus operaciones y acelerar la comercialización de sus primeros productos, que incluirán salchichas y dumplings de cerdo en el pequeño país asiático a partir de 2024, donde ya ha recibido el visto bueno de la Singapore Food Agency’s (SFA). La empresa también tiene planes de establecer una presencia en Estados Unidos en los próximos dos años.

«Para construir una planta rentable, se necesitarán al menos entre $50 y $60 millones, probablemente un poco más», explicó Krijn de Nood, cofundador y CEO de Meatable. «Queremos asegurarnos de invertir el capital de manera inteligente, centrándonos primero en la escalabilidad y la reducción de costes. Luego, en los próximos 18 a 24 meses, comenzaremos a trabajar en la construcción a gran escala».

Pasando de 3 semanas a 8 días hemos logrado el proceso más rápido de la industria

Para esa lograr esa reducción de costes, será clave la aplicación de la tecnología propieataria de Meatable, denominada “opti-ox” y que, según explica la compañía, reduce  significativamente el tiempo de producción necesario para crear grasa y músculo. El proceso, que solía llevar tres semanas, ahora se completa en tan solo ocho días. Meatable utiliza células madre pluripotentes, que tienen ciertas ventajas, incluida la división rápida (pueden proliferar rápidamente sin ser ‘inmortales’) y la versatilidad (pueden diferenciarse o transformarse en múltiples tipos de células diferentes, como grasa o músculo), dijo De Nood.

Además, de Nood reveló recientemente en conversación con AgFunder, que la empresa puede usar biorreactores de 500 litros y cultivar células en entornos de muy alta densidad. «Lo que hemos demostrado ahora es que podemos cultivar células en densidades muy altas [80 millones de células por mililitro], y eso básicamente significa que por litro de capacidad de biorreactor o por euro de inversión, creamos mucha biomasa. Luego, a través de nuestra tecnología opti-ox, podemos convertir eso en grasa o músculo de muy alta calidad en cuestión de días. Por eso creemos que tenemos el proceso más rápido y eficiente de la industria».


Comparte esta publicación